tamoxifeno y efectos cardiovasculares

TAMOXIFENO. Claves para combatir sus efectos secundarios.

TAMOXIFENO. Claves para combatir sus efectos secundarios. 246 344 Vive Nutrición

 De todos los tipos de cánceres de mama, el más frecuente es el de tipo hormonal (ER+), por lo que las mujeres que reciben diagnóstico de este tipo de tumor deben llevar un tratamiento de terapia endocrina durante al menos 5 años.  La terapia endocrina con inhibidores de aromatasa o tamoxifeno ejercen beneficios oncológicos al inhibir respectivamente la síntesis de estradiol o la señalización del receptor de estrógeno mamario para suprimir las hormonas (estrógenos) presentes en el cuerpo. Este tipo de tratamiento conlleva también un riesgo de efectos secundarios a nivel nutricional que es importante conocer e intentar prevenir (1). En este post nos centraremos en los efectos adversos cardiovasculares.

En el año 2019 el grupo de investigación del Dr. Cheung YM y col.,  publicó un artículo de revisión con los principales efectos adversos de la terapia endocrina y de ellos se traduce que la mujer con este tipo de tratamientos tiene mayor riesgo cardiovascular (1).

¿ CÓMO PODEMOS DISMINUIR RIESGOS?

*GRASA CORPORAL      *GRASA VISCERAL    * GRASA HEPÁTICA

En los cánceres de mama tipo ER+ los estrógenos, hormonas femeninas, son la llave que necesitan las células tumorales para poder desarrollarse. CUIDADO porque la grasa visceral, al igual que los ovarios, puede producir las hormonas (estrógenos) que intentan reducir o eliminar los tratamientos y por lo tanto estos pierden efectividad (2).

OBJETIVO al iniciar el tratamiento: conseguir un porcentaje de grasa corporal adecuado, evitando el acúmulo de grasa en la zona abdominal.

Puntos claves para conseguir el OBJETIVO: Pauta dietética saludable,  ejercicio físico, seguimiento por un profesional sanitario.

Comer de forma saludable implica evitar alimentos procesados y que en las principales comidas introduzcamos alimentos de los 4 grupos del plato saludable, procurando que la mayor cantidad sean los vegetales. No obstante, estas recomendaciones generales deben ser adaptadas a cada paciente ya que en ocasiones se requiere una intervención nutricional mas específica para poder lograr el objetivo (más información).

Por otro lado, estudios de intervención realizados en mujeres con cáncer de mama, han puesto de manifiesto que cuando solo se realiza una intervención dietética, la pérdida de grasa abdominal es significativamente inferior a si se realiza intervención dietética junto a la actividad física (3). Respecto al ejercicio, la evidencia científica nos indica que los mejores resultados se obtienen en combinaciones de ejercicios aeróbicos y de fuerza. Lo ideal es que un profesional de la actividad física estableciera un plan de ejercicio adaptado a cada paciente.

*GLUCOSA Y RIESGO DE DIABETES

Varios estudios epidemiológicos han concluido que existe un mayor riesgo de desarrollar diabetes en las mujeres que reciben tratamiento con tamoxifeno respecto a las que no lo reciben (4,5). En uno de ellos se hizo un seguimiento durante 5 años a un grupo de 14630 mujeres canadienses. El 10% desarrolló diabetes y en este grupo las que recibían tratamiento con tamoxifeno tenían 1,24 veces mas probabilidades de desarrollar diabetes respecto a las que no tomaban tratamiento. Sin embargo, no se encontró asociación con los inhibidores de aromatasa y el riesgo de diabetes (4). El estudio de Sol LM y col., se realizó en 22257 mujeres chinas y llegó a conclusiones similares (5).  La explicación se puede encontrar en el hecho que  los receptores de estrógeno se encuentran en las células del páncreas productoras de insulina y al inhibirlos se produce un aumento de la resistencia insulina y una disminución en su secreción (6).

Claves para su control: Se debe evitar el aumento de grasa visceral, por lo que la dieta y la actividad física adecuada son importantes.  Además dentro del grupo de alimentos farináceos se debe controlar la ingesta de almidones (patatas, boniatos) y procurar que los cereales sean integrales. Si la analítica indica elevación de los niveles de glucosa ponerse en manos de un profesional sanitario para realizar una intervención nutricional específica.

*AUMENTO DE TRIGLICÉRIDOS

Existe evidencia científica que indica que el tamoxifeno reduce los niveles  de colesterol y de LDL-colesterol, y aumenta los niveles de triglicéridos (1).  Por ejemplo en un estudio con 2 años de seguimiento diseñado para evaluar los efectos del tamoxifeno sobre los lípidos séricos en 140 mujeres posmenopáusicas (de 44 a 64 años de edad) con cáncer de mama , el colesterol total disminuyó en un 12% y el LDL en un 20%, sin cambios en el HDL, mientras que los triglicéridos aumentaron en un 20% (1). No se conoce con certeza la causa del aumento de triglicéridos, pero se cree que en parte se debe a los efectos hepáticos mediados por receptor de estrógeno sobre la expresión de genes hepáticos involucrados en la regulación del metabolismo de los lípidos (7).

Puntos claves: Evitar el sedentarismo, evitar el alcohol, evitar los azúcares simples, comer de forma saludable con control en el consumo del grupo de farináceos, y la fruta tomaremos una ración de cada vez ( 200g).

CONCLUSIONES

1. Desde el inicio del tratamiento hormonal se debe controlar la composición corporal, poniendo especial atención a la grasa abdominal.

2. Evitar el alcohol, azúcares simples presentes en alimentos procesados y llevar a cabo una dieta saludable con ejercicio físico son claves para disminuir riesgos cardiovasculares.

3. Los licenciados en actividad física y los dietistas-nutricionistas son los profesionales sanitarios que pueden ayudarte a realizar intervención de ejercicio físico e intervención nutricional de forma correcta durante el tratamiento.

BIBLIOGRAFÍA 

1. Cheung, Y.-M., Ramchand, S. K., Yeo, B. & Grossmann, M. Cardiometabolic Effects of Endocrine Treatment of Estrogen Receptor–Positive Early Breast Cancer. Journal of Endocrine Society 1–19 (2019) doi:10.1210/js.2019-00096.

2.Bhardwaj P, Au CC, Benito-Martin A, Ladumor H, Oshchepkova S, Moges R, et al. Estrogens and breast cancer: Mechanisms involved in obesity-related development, growth and progression. J Steroid Biochem Mol Biol. 2019 Mar 6;:1–35.

3.Artene, D. V., Bordea, C. I. & Blidaru, A. Results of 1-year Diet and Exercise Interventions for ER+/PR+-/HER2- Breast Cancer Patients Correlated with Treatment Type. Chirurgia 112, 457–12 (2017).

4.Lipscombe LL, Fischer HD, Yun L, Gruneir A, Austin P, Paszat L, et al. Asociación entre el tratamiento con tamoxifeno y la diabetes. Cáncer. 2012;118(10):2615–22.

5.Sun L-M, Chen H-J, Liang J-A, Li T-C, Kao C-H. Association of tamoxifen use and increased diabetes among Asian women diagnosed with breast cancer. Brit J Cancer. 2014;111(9):1836–42.

6.Liu S, Mauvais-Jarvis F. Minireview: Estrogenic Protection of β-Cell Failure in Metabolic Diseases. Endocrinology. 2009;151(3):859–64.

7.Sahebkar A, Serban MC, Penson P, Gurban C, Ursoniu S, Toth PP, Jones SR, Lippi G, Kotani K, Kostner K, Rizzo M, Rysz J, Banach M; Grupo de Colaboración de Metanálisis de Lípidos y Presión Arterial (LBPMC). Los efectos del tamoxifeno sobre las concentraciones plasmáticas de lipoproteína(a): revisión sistemática y metanálisis. Drogas. 2017; 77(11):1187–1197

SI TE HA GUSTADO, COMPÁRTELO