alimentos prohibidos en el cáncer

CÁNCER INFANTIL. Correcta alimentación.

CÁNCER INFANTIL. Correcta alimentación. 1920 1080 Liliana Cabo García

Con motivo del día mundial del cáncer (4 febrero),  quisiera dedicar este post al cáncer infantil. Aunque ya sabéis que yo investigo en el cáncer de mama y cáncer colorrectal,  en los últimos meses he tenido el privilegio de trabajar con asociaciones dedicadas ayudar a niños y adolescentes con cáncer. 

Cuando en el seno de una familia se recibe el diagnóstico de esta enfermedad,  la mayor preocupación es que el tratamiento funcione, si bien otros aspectos como el psicológico y el nutricional van a complementar y ayudar en el duro proceso de esta enfermedad.

La supervivencia del cáncer infantil en España llega al 80%, aunque muchos de estos niños y adolescentes tienen un riesgo elevado de sufrir efectos adversos a largo plazo, desde el punto de vista nutricional, para prevenirlo ES MUY IMPORTANTE LLEVAR UN SEGUIMIENTO NUTRICIONAL DESDE EL DIAGNÓSTICO.

ALTERACIONES DEL CRECIMIENTO

De acuerdo al registro nacional de tumores, los cánceres infantiles mas prevalentes en niños y adolescentes españoles son los hematológicos. Un estudio (1) que analizó la altura en una muestra de 2434 supervivientes de leucemia linfoblástica aguda llegó a las siguientes conclusiones:

** Los sobrevivientes de leucemia infoblástica aguda tienen mayor riesgo de estatura baja en la edad adulta.

** El riesgo era mayor en los que habían recibido tratamiento con radioterapia craneal y craneoespinal en edad temprana.

RIESGO DE SOBREPESO Y OBESIDAD

Un reciente trabajo, ha estudiado en una muestra de 231 pacientes, cuáles eran los factores que mas influían en la aparición de sobrepeso u obesidad en adultos sobrevivientes de un cáncer infantil (2). En sus conclusiones indican que ser mujer, padecer sobrepeso en el momento del diagnóstico y recibir tratamiento de larga duración son los tres factores que mas influyen en la aparición de sobrepeso y obesidad.

En otro trabajo (3) se ha concluido que son las personas que han padecido  leucemias, tumores cerebrales así como trasplantes de médula ósea los que mayor riesgo tienen de obesidad en la edad adulta. Y respecto los tratamientos:  la radioterapia y los glucocorticoides.

Como consecuencia de un mayor riesgo de obesidad, también aumenta el riesgo de enfermedades cardiovasculares, como el síndrome metabólico. El trabajo de Smith WA y col. , observó que de una muestra de 1598 personas sobrevivientes de cáncer infantil, 511 de ellas (el 32%) desarrollaron síndrome metabólico, y que ese riesgo era 2,4 veces superior en las personas que aumentaron su peso durante la enfermedad y no llevaron alimentación saludable (4).

RIESGO DE FRACTURAS

Los niños y adolescentes que han sido diagnosticado con linfomas o tumores cerebrales son los que mayor riesgo tienen de problemas óseos en la edad adulta (5). Asimismo el riesgo es mayor en niños que en niñas y en adolescentes.

La evidencia parece clara que la alimentación durante la enfermedad es importante, pero ¿COMO ES ACTUALMENTE LA ALIMENTACIÓN DE LOS NIÑOS Y ADOLESCENTES ONCOLÓGICOS?

Una reciente revisión (6) de 13 estudios sobre la calidad de la dieta de los niños durante el tratamiento del cáncer ha llegado a las siguientes conclusiones:

**La calidad de la dieta es pobre, principalmente por déficits de frutas, verduras y alimentos ricos en calcio.

** Algunos estudios informaron de excesiva consumo alimento poco saludables.

Otro estudio (7) que analizó la adherencia de los supervivientes del cáncer infantil a las guías alimentarias concluyó que:

** Los supervivientes consumen inadecuadas cantidades de vitamina D y E, potasio, magnesio, fibra y calcio.

**Los hallazgos refuerzan la necesidad de incorporar la nutrición en la atención del cáncer para mejorar la calidad de la dieta y reducir la morbilidad.

Estos resultados no nos pueden extrañar cuando en general la dieta de los niños españoles es «mala». Sin embargo, cuando se trata de un niño oncológico debemos asegurarnos que a través de su dieta cubre todos los requerimientos nutricionales, adaptándola a sus gustos y a los efectos adversos que la enfermedad y los tratamientos le puedan producir (8).

BIBLIOGRAFÍA

1.Chow EJ, Friedman DL, Yasui Y, Whitton JA, Stovall M, Robison LL, et al. Decreased adult height in survivors of childhood acute lymphoblastic leukemia: a report from the Childhood Cancer Survivor Study. J Pediatr. 2007 Apr 1;150(4):370–1.

2.Gance-Cleveland B, Linton A, Arbet J, Stiller D, Sylvain G. Predictors of Overweight and Obesity in Childhood Cancer Survivors. J Pediatr Oncol Nurs. 2020 May;37(3):154–62.

3.Teixeira JFC, Santos Maia-Lemos dos P, Santos Cypriano dos M, Pisani LP. The influence of antineoplastic treatment on the weight of survivors of childhood cancer. Jornal de Pediatria. Sociedade Brasileira de Pediatria; 2016 Nov 11;92(6):559–66.

4.Smith WA, Li C, Nottage KA, Mulrooney DA, Armstrong GT, Lanctot JQ, et al. Lifestyle and metabolic syndrome in adult survivors of childhood cancer: A report from the St. Jude Lifetime Cohort Study. Cancer. 7 ed. 2014 Jul 28;120(17):2742–50.

5.Wilson CL, Ness KK. Bone mineral density deficits and fractures in survivors of childhood cancer. Curr Osteoporos Rep. 2013 Dec 1;11(4):329–37.

6.Goddard E, Cohen J, Bramley L, Wakefield CE, Beck EJ. Dietary intake and diet quality in children receiving treatment for cancer. Nutr Rev. 2019 Jan 31;66:7–11.

7.Zhang FF, Ojha RP, Krull KR, Gibson TM, Lu L, Lanctot J, et al. Adult Survivors of Childhood Cancer Have Poor Adherence to Dietary Guidelines. 2016 Dec 1;146(12):2497–505. 

8.Arends J, Baracos V, Bertz H, Bozzetti F, Calder PC, Deutz NEP, et al. ESPEN expert group recommendations for action against cancer-related malnutrition. Clin Nutr. European Society for Clinical Nutrition and Metabolism; 2017 Jun 22;:1–27.

SI TE HA GUSTADO, COMPÁRTELO

TENGO CÁNCER DE MAMA, ¿cómo debo comer?

TENGO CÁNCER DE MAMA, ¿cómo debo comer? 1000 666 Vive Nutrición

El 19 de octubre se celebra el día mundial del cáncer de mama. Los últimos datos estiman que mas de dos millones y medio de mujeres españolas serán diagnosticadas de un cáncer de mama (1). En este artículo nos vamos a poner en la piel de una mujer recién diagnosticada de cáncer de mama, y veremos como debemos adaptar nuestra dieta en función de todos los posibles tratamientos que va a recibir.

Tenemos evidencia de cuáles son los factores de riesgo que favorecen el cáncer de mama y por lo tanto, una vez que haya superado la enfermedad, para que no se produzcan recaídas, debo evitar estos factores: tabaco, alcohol, sedentarismo y obesidad (2).

Cuando una mujer acaba de ser diagnosticada de un cáncer de mama es probable que reciba uno o varios de los diferentes tratamientos que se utilizan en esta patología. Existen variaciones en cuanto intensidad y duración del tratamiento que van a depender del tipo de tumor y de la respuesta a los mismos. Nos vamos a imaginar que debemos recibirlos todos: cirugía, radioterapia, quimioterapia, immunoterapia, hormonoterapia. 

La enfermedad + impacto del diagnostico + tratamientos pueden afectar a mi estado nutricional, es decir, a las necesidades de energía y nutrientes que mi cuerpo necesita. Nuestro objetivo siempre será mantener un buen estado nutricional durante el tiempo que duren los tratamientos, sean meses o años(3,4).

1. IMPACTO DIAGNÓSTICO. 

Las personas reaccionamos de forma diferente ante un diagnóstico de este tipo, puesto que  ¿quién está preparado ante una noticia así?. Desde el punto de vista nutricional lo mas probable  que suele ocurrir son varias cosas: dejar de comer (se forma ese «nudo» en el estómago),  comer productos que me apetecen (pienso: «total me he cuidado y mira»), buscar en google dietas «anticancer».

Si no puedes comer intentar que lo poco que comas sea nutricionalmente interesante como frutos secos, fruta…; puedes prepararte platos ligeros pero completos como una sopa con verduras, proteínas (huevo, pollo, pescado) y pasta. O prepárate un batido al que incorpores alguna fruta, frutos secos, avena, yogur… y puedes echarlo en un molde, añadirle hoja de gelatina y tomártelo como si fuera gelatina.

Si te dan ganas de «tirarlo todo por la borda» y comer dulces, u otros alimentos procesados piensa que tu sistema inmune te va ayudar a combatir la enfermedad y ¿crees que funcionará igual de bien basando tu dieta en alimentos inflamatorios?. Intenta comer lo que te gusta pero dentro de la comida real por ejemplo un bocadillo tortilla de patata, bocadillo de aguacate y atún… Aquí están, estos son LOS ALIMENTOS PROHIBIDOS (mejor dicho contraindicados), todos aquellos que no tienen aporte nutricional y no ayudan a mantener un buen estado nutricional y si este empora también lo hará la efectividad de los tratamientos y la calidad de vida.

No busques dietas anticancer porque no hay, no busques alimentos milagrosos o superalimentos, lo único que tienes que hacer es respirar hondo, llenarte de energía y mejorar tu dieta haciéndola saludable y adaptándola a los efectos adversos que pudieran aparecer. 

2. CIRUGÍA

La cirugía tanto si es tumorectomía como mastectomía o linfadenectomía va producir un aumento en tus necesidades de proteínas. Las proteínas las tenemos en alimentos animales como carnes, pescados, huevos, lácteos o vegetales como legumbres y frutos secos. Intenta tomar al menos una ración de proteína en la comida y cena, pero también puedes hacerte por ejemplo un humus de garbanzos y utilizarlo para untar tostada en desayuno, media mañana o merienda.

3. RADIOTERAPIA

Además de cuidarte mucho la piel, necesitas tomar líquidos; recuerda que muchos alimentos también son ricos en agua como frutas y verduras, y si te tomas caldos de verduras, además de agua incorporas vitaminas. En ocasiones la radioterapia puede producir al cabo de unos meses la aparición de inflamaciones internas. Si ocurriera, debes mantener siempre una dieta saludable con predominio de alimentos vegetales, y evita los alimentos procesados ya que su composición rica en azúcares favorece la inflamación (5). Tu plato en la comida y cena debe incluir alimentos de todos los grupos presentes en el dibujo inferior.

4. QUIMIOTERAPIA, INMUNOTERAPIA

En función del tipo de tratamiento de quimioterapia y su duración, los efectos adversos pueden ser diferentes. La inmunoterapia suele aplicarse en pacientes cuyo tumor es de tipo HER2 (+). En general los principales efectos adversos que nos afectan al estado nutricional suelen ser la fatiga y en ocasiones la mucositis (inflamación bucal). La fatiga dificulta hacer las actividades cotidianas, pues las reduces durante los días de tratamiento pero intenta en la medida de lo posible hacer alguna actividad aunque sea ligera. El reposo total puede favorecer el aumento de peso y sabemos que la actividad física incluso durante los tratamientos es beneficiosa (6). En caso de aparición de mucositis, tomaremos alimentos blandos y caldosos y siempre a temperatura ambiente. Antes de comer podemos introducir un cubito de hielo en la boca. Y siempre evitar bebidas con gas y el alcohol; así como alimentos ácidos, duros y fibrosos (7).

 Otros efectos como neuropatías (pérdida de sensibilidad en terminaciones nerviosas de los dedos) se ha visto que aumenta en aquellas pacientes que en el momento del diagnóstico son obesas o tienen un mal estado nutricional y reciben tratamiento con paclitaxel (7). Esto vuelve a incidir en la importancia de valorar el estado nutricional en el momento del diagnóstico.

5. TERAPIAS HORMONALES

Estos tratamientos se aplican en aquellos casos que el tumor expresa receptores para estrógenos y son la mayoría. Se aplican durante un periodo de cinco años y tienen por objetivo bloquear la unión de moléculas de estrógenos a esos receptores. Lo primero y muy importante saber que el alcohol y la obesidad favorecen la formación de estrógenos por lo que cuidado  con estos dos factores (9,10). En la mujer premenopáusica se observa un aumento de grasa abdominal y pérdida muscular, es lo que llamamos obesidad sarcopénica (11,12). Para evitarlo, dieta saludable y ejercicio de fuerza. Podemos acudir a un profesional del ejercicio físico para que nos paute ejercicios de fuerza adaptados a nuestra situación. Debido a que estos tratamientos afectan al sistema óseo y muscular es importante que conozcáis mediante analítica vuestro nivel de vitamina D.

CONCLUSIONES

*A partir del diagnóstico vuestro objetivo desde el punto de vista nutricional, siempre será llevar una dieta saludable. 

*Debéis adaptar la dieta a los efectos adversos que produce tanto la enfermedad como los tratamientos. Si es necesario buscad un profesional.

*Tened esperanza, porque la medicina, la nutrición, el ejercicio, vuestro entorno familiar y de amistades y vuestra actitud os van ayudar a superarlo.

SI TE HA GUSTADO, COMPÁRTELO

BIBLIOGRAFÍA

1. Bray F, Ferlay J, Soerjomataram I, Siegel RL, Torre LA, Jemal A. Global Cancer Statistics 2018: GLOBOCAN Estimates of Incidence and Mortality Worldwide for 36 Cancers in 185 Countries. CA: A Cancer Journal for Clinicians. 2018 Sep 12;49(suppl 8):509–31.

2. Nomura SJO, Inoue-Choi M, Lazovich D, Robien K. WCRF/AICR recommendation adherence and breast cancer incidence among postmenopausal women with and without non-modifiable risk factors. Int J Cancer. 2016 Feb 3;138(11):2602–15.

3. Møller G, Andersen HK, Snorgaard O. A systematic review and meta-analysis of nutrition therapy compared with dietary advice in patients with type 2 diabetes. American Journal of Clinical Nutrition. 2017 Dec 1;106(6):1394–400.

4. Lee JLC, Leong LP, Lim SL. Nutrition intervention approaches to reduce malnutrition in oncology patients: a systematic review. Support Care Cancer. 2015 Sep 24;24(1):469–80.

5. Romanos-Nanclares A. Sugar-sweetened beverage consumption and incidence of breast cancer: the Seguimiento Universidad de Navarra (SUN) Project. Eur J Nutr. Springer Berlin Heidelberg; 2018 Oct 3;0(0):0–0.

6. Stout l et al. A Systematic Review of Exercise Systematic Reviews in the Cancer Literature (2005-2017). PM&R. American Academy of Physical Medicine and Rehabilitation; 2017 Sep 1;9(Supplement 2):S347–84.

7. Carvalho CG, Medeiros-Filho JB, Ferreira MC. Guide for health professionals addressing oral care for individuals in oncological treatment based on scientific evidence. Supportive Care in Cancer; 2018 Feb 22;:1–11.

8. Robertson J, Raizer J, Hodges JS, Gradishar W, Allen JA. Risk factors for the development of paclitaxel-induced neuropathy in breast cancer patients. J Peripher Nerv Syst. 2018 May 11;23(2):129–33.

9. Bandera EV. Breast Cancer 2010 Report. World Cancer Research Fund International. 2013 Sep 6;:1–33.

10. Kyrgiou M, Kalliala I, Markozannes G, Gunter MJ, Paraskevaidis E, Gabra H, et al. Adiposity and cancer at major anatomical sites: umbrella review of the literature. BMJ. British Medical Journal Publishing Group; 2017 Feb 28;356:j477–10.

11. Stenholm S, Harris TB, Rantanen T, Visser M, Kritchevsky SB, Ferrucci L. Sarcopenic obesity: definition, cause and consequences. Current Opinion in Clinical Nutrition and Metabolic Care. 2008 Nov;11(6):693–700. 

12. Vega MCMD, Laviano A, Pimentel GD, Centro Brasileiro de Radioterapia, Oncologia e Mastologia, Brazil, Sapienza University, Italy, Universidade Federal de Goiás, Brazil. Sarcopenia and chemotherapy-mediated toxicity. Einstein (São Paulo). 2016 Dec;14(4):580–4.