Entradas Por :

Liliana Cabo García

CÁNCER INFANTIL. Correcta alimentación.

CÁNCER INFANTIL. Correcta alimentación. 1920 1080 Liliana Cabo García

Con motivo del día mundial del cáncer (4 febrero),  quisiera dedicar este post al cáncer infantil. Aunque ya sabéis que yo investigo en el cáncer de mama y cáncer colorrectal,  en los últimos meses he tenido el privilegio de trabajar con asociaciones dedicadas ayudar a niños y adolescentes con cáncer. 

Cuando en el seno de una familia se recibe el diagnóstico de esta enfermedad,  la mayor preocupación es que el tratamiento funcione, si bien otros aspectos como el psicológico y el nutricional van a complementar y ayudar en el duro proceso de esta enfermedad.

La supervivencia del cáncer infantil en España llega al 80%, aunque muchos de estos niños y adolescentes tienen un riesgo elevado de sufrir efectos adversos a largo plazo, desde el punto de vista nutricional, para prevenirlo ES MUY IMPORTANTE LLEVAR UN SEGUIMIENTO NUTRICIONAL DESDE EL DIAGNÓSTICO.

ALTERACIONES DEL CRECIMIENTO

De acuerdo al registro nacional de tumores, los cánceres infantiles mas prevalentes en niños y adolescentes españoles son los hematológicos. Un estudio (1) que analizó la altura en una muestra de 2434 supervivientes de leucemia linfoblástica aguda llegó a las siguientes conclusiones:

** Los sobrevivientes de leucemia infoblástica aguda tienen mayor riesgo de estatura baja en la edad adulta.

** El riesgo era mayor en los que habían recibido tratamiento con radioterapia craneal y craneoespinal en edad temprana.

RIESGO DE SOBREPESO Y OBESIDAD

Un reciente trabajo, ha estudiado en una muestra de 231 pacientes, cuáles eran los factores que mas influían en la aparición de sobrepeso u obesidad en adultos sobrevivientes de un cáncer infantil (2). En sus conclusiones indican que ser mujer, padecer sobrepeso en el momento del diagnóstico y recibir tratamiento de larga duración son los tres factores que mas influyen en la aparición de sobrepeso y obesidad.

En otro trabajo (3) se ha concluido que son las personas que han padecido  leucemias, tumores cerebrales así como trasplantes de médula ósea los que mayor riesgo tienen de obesidad en la edad adulta. Y respecto los tratamientos:  la radioterapia y los glucocorticoides.

Como consecuencia de un mayor riesgo de obesidad, también aumenta el riesgo de enfermedades cardiovasculares, como el síndrome metabólico. El trabajo de Smith WA y col. , observó que de una muestra de 1598 personas sobrevivientes de cáncer infantil, 511 de ellas (el 32%) desarrollaron síndrome metabólico, y que ese riesgo era 2,4 veces superior en las personas que aumentaron su peso durante la enfermedad y no llevaron alimentación saludable (4).

RIESGO DE FRACTURAS

Los niños y adolescentes que han sido diagnosticado con linfomas o tumores cerebrales son los que mayor riesgo tienen de problemas óseos en la edad adulta (5). Asimismo el riesgo es mayor en niños que en niñas y en adolescentes.

La evidencia parece clara que la alimentación durante la enfermedad es importante, pero ¿COMO ES ACTUALMENTE LA ALIMENTACIÓN DE LOS NIÑOS Y ADOLESCENTES ONCOLÓGICOS?

Una reciente revisión (6) de 13 estudios sobre la calidad de la dieta de los niños durante el tratamiento del cáncer ha llegado a las siguientes conclusiones:

**La calidad de la dieta es pobre, principalmente por déficits de frutas, verduras y alimentos ricos en calcio.

** Algunos estudios informaron de excesiva consumo alimento poco saludables.

Otro estudio (7) que analizó la adherencia de los supervivientes del cáncer infantil a las guías alimentarias concluyó que:

** Los supervivientes consumen inadecuadas cantidades de vitamina D y E, potasio, magnesio, fibra y calcio.

**Los hallazgos refuerzan la necesidad de incorporar la nutrición en la atención del cáncer para mejorar la calidad de la dieta y reducir la morbilidad.

Estos resultados no nos pueden extrañar cuando en general la dieta de los niños españoles es «mala». Sin embargo, cuando se trata de un niño oncológico debemos asegurarnos que a través de su dieta cubre todos los requerimientos nutricionales, adaptándola a sus gustos y a los efectos adversos que la enfermedad y los tratamientos le puedan producir (8).

BIBLIOGRAFÍA

1.Chow EJ, Friedman DL, Yasui Y, Whitton JA, Stovall M, Robison LL, et al. Decreased adult height in survivors of childhood acute lymphoblastic leukemia: a report from the Childhood Cancer Survivor Study. J Pediatr. 2007 Apr 1;150(4):370–1.

2.Gance-Cleveland B, Linton A, Arbet J, Stiller D, Sylvain G. Predictors of Overweight and Obesity in Childhood Cancer Survivors. J Pediatr Oncol Nurs. 2020 May;37(3):154–62.

3.Teixeira JFC, Santos Maia-Lemos dos P, Santos Cypriano dos M, Pisani LP. The influence of antineoplastic treatment on the weight of survivors of childhood cancer. Jornal de Pediatria. Sociedade Brasileira de Pediatria; 2016 Nov 11;92(6):559–66.

4.Smith WA, Li C, Nottage KA, Mulrooney DA, Armstrong GT, Lanctot JQ, et al. Lifestyle and metabolic syndrome in adult survivors of childhood cancer: A report from the St. Jude Lifetime Cohort Study. Cancer. 7 ed. 2014 Jul 28;120(17):2742–50.

5.Wilson CL, Ness KK. Bone mineral density deficits and fractures in survivors of childhood cancer. Curr Osteoporos Rep. 2013 Dec 1;11(4):329–37.

6.Goddard E, Cohen J, Bramley L, Wakefield CE, Beck EJ. Dietary intake and diet quality in children receiving treatment for cancer. Nutr Rev. 2019 Jan 31;66:7–11.

7.Zhang FF, Ojha RP, Krull KR, Gibson TM, Lu L, Lanctot J, et al. Adult Survivors of Childhood Cancer Have Poor Adherence to Dietary Guidelines. 2016 Dec 1;146(12):2497–505. 

8.Arends J, Baracos V, Bertz H, Bozzetti F, Calder PC, Deutz NEP, et al. ESPEN expert group recommendations for action against cancer-related malnutrition. Clin Nutr. European Society for Clinical Nutrition and Metabolism; 2017 Jun 22;:1–27.

SI TE HA GUSTADO, COMPÁRTELO

ALIMENTARSE DURANTE LA QUIMIOTERAPIA. Consejos y recetas

ALIMENTARSE DURANTE LA QUIMIOTERAPIA. Consejos y recetas 610 533 Liliana Cabo García

¿EXISTEN ALIMENTOS PROHIBIDOS EN LA QUIMIOTERAPIA? ¿QUÉ ALIMENTOS PUEDO COMER Y CUÁLES NO SON RECOMENDABLES DURANTE EL TRATAMIENTO?

Este artículo pretende orientar, de forma en general, sobre la alimentación mas adecuada durante los tratamientos; si bien no sustituye las pautas nutricionales específicas que cada enfermo recibe de su profesional sanitario especializado.

Las personas que reciben el diagnóstico de esta enfermedad sufren un fuerte impacto emocional que junto a la propia enfermedad y los tratamientos que deben recibir afectan a su estado nutricional; es decir, a las necesidades de energía y nutrientes que requiere nuestro organismo para realizar correctamente sus funciones.

¿Qué ocurre si disminuimos o alteramos la ingesta de alimentos?

Lo que ocurre es que los sistemas, órganos y células que forman nuestro cuerpo no pueden obtener correctamente la energía, vitaminas, minerales y otros compuestos bioactivos presentes en los alimentos y por lo tanto no podrán realizar sus funciones correctamente.  Esta situación, provocará un déficit nutricional, que si se prolonga aumenta el riesgo de malnutrición, lo que a su vez puede generar una disminución del efecto de los tratamientos, mayor riesgo de infecciones u otras patologías  y pérdida de calidad de vida(1,2). ¿EXISTEN ALIMENTOS PROHIBIDOS? Yo diría mejor que existen alimentos contraindicados y si bien en general son los ultraprocesados los que no se deben tomar, luego debemos personalizar en cada paciente.

Los pacientes oncológicos, de forma general, deben realizar una alimentación mediterránea y equilibrada que incluya alimentos como frutas, verduras, legumbres, frutos secos, cereales integrales y evite los alimentos procesados. Durante los tratamientos, es habitual que requieran un mayor aporte de energía y proteínas (2).

¿Qué alimentos contienen proteínas?

1.Los alimentos de origen animal como carnes, pescados, huevos , lácteos contienen proteína completa, es decir es una proteína que contiene todos los aminoácidos. Aunque se debe limitar el consumo de carne roja y por supuesto eliminar las carnes procesadas(3).   

2.Las legumbres son la principal fuente de proteína presente en el reino vegetal. Algunas, también contienen proteína completa como garbanzos, soja y derivados comeos tofu, y algunas variedades de alubias. Otras, como las lentejas y algún tipo de alubia se deben combinar con cereales como arroz, maíz, pan… para obtener proteína completa (4).

¿Y si aparecen efectos adversos?

Durante los tratamientos pueden aparecer efectos adversos que dependerán del tipo de tratamiento, dosis, y frecuencia;  así como del estado nutricional previo y la existencia de otras patologías. A nivel nutricional los efectos adversos mas frecuentes son:

Es muy habitual que el paciente pierda apetito y no alcance las necesidades de energía y proteínas que necesita por lo que es muy importante enriquecer los platos para que sin aumentar el volumen de alimento sí aumentemos su contenido nutricional. En la guía práctica de nutrición tenéis consejos, recetas y ejemplos de menús para cada efecto adverso. 

Ejemplo: Receta adecuada en situaciones de NÁUSEAS Y VÓMITOS, ALTERACIONES DIGESTIVAS, POCO APETITO, SENSACIÓN DE SACIEDAD

Receta: FRIXUELO RELLENO DE PESCADO CON COMPOTA DE MANZANA

Ingredientes (4 personas) para  6 frixuelos

Frixuelo250 harina de arroz, 4 huevos, 500 ml leche de arroz, ralladura de limón.

Relleno: 250g merluza sin espinas, 200 g gambas, 100 g de calabacín, 100 g calabaza, sal

Compota manzana:2 manzanas, zumo de limón, ralladura de naranja, canela, vainillina

ELABORACIÓN

Elaboramos un caldo de pescado o fumet con cabeza de la merluza, y cabeza y cuerpo de gambas. Utilizaremos poca cantidad.

Cortamos el calabacín y la calabaza en taquitos pequeños y lo hacemos al vapor. Calentamos agua y perejil y elaboramos la merluza al vapor. Mezclamos la merluza, gambas, verduras con el fumet. Continuamos a fuego lento y vamos incorporando mas caldo hasta que quede todo bien ligado.

 Para los frixuelos: Primero batimos los huevos, y posteriormente incorporamos la leche y ralladura de limón, batiendo nuevamente. Añadimos harina lentamente y continuamos batiendo. Dejamos reposar 30 minutos. En una sartén añadimos un poco de aceite y extendemos con papel de cocina. Añadimos un poco de la mezcla y cuando observamos que los bordes despegan le damos la vuelta.

Para la compota utilizamos 2 manzanas (400gr) que ponemos a cocer con agua 100cc, ralladura de naranja, una cucharada de zumo de limón y canela. Cuando estén cocidas, batimos e incorporamos vainillina y si lo requiere otro poquito de canela.

Rellenamos con la mezcla de verduras y merluza. Y emplatamos con la compota. Cerramos el saco con lamina del calabacín.

 

INFORMACIÓN NUTRICIONAL POR FRIXUELO

Energía 346 kcal

Hidratos de carbono: 92 g

Proteínas: 16,3 g

Grasa:  9,9 g

Grasa saturada: 2,7 g

Fibra : 2,8 g

CONTENIDO DESTACABLE DE VITAMINAS Y MINERALES DE LA RECETA:

Folato: 217  μg,  Vitamina D: 3,2  μg, Vitamina A: 628, Calcio: 994 mg, Hierro:14,3 mg

Valoración realizada con Programa DIAL:  Ortega RM, López-Sobaler AM, Andrés P, et al. (2013) DIAL software for assessing diets and food calculations. Department of Nutrition (UCM) & Alceingeniería, S.A. Madrid, Spain. Available at: http://www.alceingenieria.net/nutricion/descarga.htm. 

En la guía práctica de nutrición tenéis consejos, recetas y ejemplos de menús para cada efecto adverso. 

BIBLIOGRAFÍA

  1. Cederholm T, Bosaeus I, Barazzoni R, Bauer J, Van Gossum A, Klek S, et al. Diagnostic criteria for malnutrition – An ESPEN Consensus Statement. Clinical Nutrition. Elsevier Ltd; 2015 Jun 1;34(3):335–40.
  2. Arends J, Baracos V, Bertz H, Bozzetti F, Calder PC, Deutz NEP, et al. ESPEN expert group recommendations for action against cancer-related malnutrition. Clinical Nutrition. European Society for Clinical Nutrition and Metabolism; 2017 Jun 22;:1–27.
  3. World Cancer Research Fund InternationalAmerican Institute for Cancer Research. Diet,Nutrition, Physical Activity and Cancer: a Global Perspective . 2018 Apr 24;:1–116.
  1. Agencia de Salud Pública de Cataluña. Pequeños cambios para comer mejor. Barcelona: editado por la Agencia de Salud Pública de Cataluña,2019

SI TE HA GUSTADO, COMPÁRTELO

 

 

 

DIETA CETOGÉNICA Y CÁNCER . Evidencia

DIETA CETOGÉNICA Y CÁNCER . Evidencia 338 231 Liliana Cabo García

De todos es conocido que el cáncer es una de las enfermedades mas prevalentes en nuestro tiempo y desde todos los campos se está investigando para para poder combatirla. Dentro de la investigación en nutrición y cáncer, últimamente se habla mucho de la dieta cetogénica atribuyéndole propiedades para frenar la progresión de la enfermedad.

DIETA CETOGÉNICA: FUNDAMENTO

La dieta cetogénica es una dieta muy alta en grasas y baja en hidratos de carbono. Se basa en la hipótesis de Warburg, según la cuál las células cancerosas utilizan glucosa como fuente de energía y no grasa. Una célula sana puede utilizar ambos combustibles en función de la presencia o no de oxígeno. Entonces, de acuerdo a esta teoría, si reducimos la ingesta de glucosa la célula cancerosa verá reducido su crecimiento al no disponer de su principal fuente de energía (1).

Pues como todas las teorías hay que demostrarla. Se han realizado estudios en células, en animales y en humanos.

DIETA CETOGÉNICA: ESTUDIOS EN CÁNCER

Actualmente los estudios realizados en humanos son muy escasos. Son estudios que tienen grandes diferencias en diseño, tamaño de muestra (algunos estudios con 1 o 2 casos), tipología del cáncer. Además, la duración de la intervención es muy distinta según los estudios y raramente supera los tres meses; y otras diferencias son el reparto de macronutrientes en la dieta y los tratamientos recibidos por cada paciente en el momento de la intervención dietética.

Los resultados respecto a la progresión de la enfermedad son positivos en animales, pero solo la mitad de los realizados en humanos concluyen con efecto favorable. Sin duda, es un campo en el que se debe investigar mucho, y tener en cuenta algunos datos interesantes obtenidos hasta ahora. Por ejemplo, los pacientes en los que disminuye la progresión tienen niveles mas altos de la cetona betahidroxibutirato en sangre, por lo que se cree que responden mejor al efecto cetogénico de la dieta (2). La glutamina se puede utilizar como fuente de energía a partir de los músculos y en algunos tumores biopsiados se ha visto que ciertas células tumorales expresan enzimas ketolíticas, lo que puede explicar la incosistencia de los resultados (3). Por otro lado, otros efectos positivos que destacan algunos estudios de la dieta cetogénica es la mejoría en los niveles de glucosa y perfil lipídico y una menor pérdida de masa magra (4). Como efectos secundarios indican la dificultad de adherirse a este tipo de dieta, el estreñimiento y calambres (5).

DIETA CETOGÉNICA: TIPOS

Yo creo personalmente que la evidencia actual no permite recomendar este tipo de dieta, pero también creo legítimo que un paciente con cáncer quiera hacerla. Ahora bien, bajo control médico, partiendo de un buen estado nutricional y cuando las expectativas de supervivencia sean superiores a tres meses (6).

Existen diferentes tipos de dieta cetogénica en función del reparto de los macronutrientes y de la utilización o no de triglicéridos de cadena media (7).

Una vez que se establezca el reparto elegido de los macronutrientes y la utilización o no de triglicéridos de cadena media (en suplemento o alimento), el dietista-nutricionista debe tener en cuenta los efectos secundarios que suele producir:

* Para mejorar la adherencia se pueden crear recetas, por ejemplo magdalenas sin harina, con huevo, aceite de oliva virgen extra ,frutos secos y canela

* Para evitar el estreñimiento, incorporar vegetales con mayor contenido de fibra

Incluir en la dieta cetogénica alimentos ricos en magnesio para prevenir calambres.

Lo que NUNCA debe hacer el paciente oncológico es realizar este tipo de dieta por su cuenta, sin control médico y sin el asesoramiento de un dietista-nutricionista clínico que le informe de la evidencia científica y le pueda ir modificando las pautas de alimentación en función de la evolución de la enfermedad y los posibles efectos adversos que puedan aparecer.

BIBLIOGRAFÍA

1. Klement RJ. Beneficial effects of ketogenic diets for cancer patients: a realist review with focus on evidence and confirmation. Med Oncol. 1st ed. 2017 Jun 26;34(8):789–2. 

2.Fine S, et al. Targeting insulin inhibition as a metabolic therapy in advanced cancer: A pilot safety and feasibility dietary trial in 10 patients. Nutrition. Elsevier Inc; 2012 Oct 1;28(10):1028–35.

3. Chang HT, Olson LK, Schwartz KA. Ketolytic and glycolytic enzymatic expression profiles in malignant gliomas: implication for ketogenic diet therapy. Nutrition & Metabolism. Nutrition & Metabolism; 2013 Jul 5;10(1):1–1. 2.

4. Varshneya K, Carico C, Ortega A, Patil CG. The Efficacy of Ketogenic Diet and Associated Hypoglycemia as an Adjuvant Therapy for High-Grade Gliomas: A Review of the Literature. Cureus. 2015 May 7;7(2):1–12. 

5.Camila L.P, et al. A Nutritional Perspective of Ketogenic Diet in Cancer: A Narrative Review. Journal of the Academy of Nutrition and Dietetics. Elsevier Inc; 2017 Mar 29;:1–21.

6. Rieger J, et al: A pilot study of ketogenic diet in recurrent glioblastoma. Int J Oncol; 2014 Apr 14;:1–10.

7. Schoeler NE, Cross JH. Ketogenic dietary therapies in adults with epilepsy: a practical guide. Pract Neurol. 5 ed. 2016 May 13;16(3):208–14.

Si te ha gustado, compártelo

Obesidad,mujer,menopausia = ¿mayor riesgo de cáncer?

Obesidad,mujer,menopausia = ¿mayor riesgo de cáncer? 265 376 Liliana Cabo García

Los medios de comunicación se hacen eco día tras día de noticias alrededor de esta enfermedad.  Algunas de estas noticias son esperanzadoras como que la tasa de supervivencia ha aumentado en los últimos años. Pero ¿no creéis que lo más esperanzador es que al menos un 30% de los cánceres se puede prevenir? (1).
Si, la prevención, «algo» que parece no preocupar en esta sociedad tan medicada en la que «lo normal» es esperar a tener la enfermedad y luego ya tomaré medicamentos. Y mientras los abuelos en el parque comentan quién toma más medicinas, tenemos más cáncer, más enfermedades cardiovasculares y más OBESIDAD.

¿QUÉ SABEMOS?

Pues existe suficiente evidencia que son los factores ambientales los que mas contribuyen a la aparición del cáncer (2). Está claro que muchos de estos factores no los podemos controlar, por ejemplo la contaminación o padecer algún proceso infeccioso. Pero hay otros como el alcohol, tabaco, dieta y obesidad o cocinado de los alimentos,  en los que SÍ podemos actuar.

La dieta y el tabaco son los factores que mayor influencia tienen en el riesgo de cáncer. Pero pensemos que hay personas en las que se juntan muchos de estos factores, es decir hay personas obesas que toman alcohol o que son fumadoras y llevan una mala alimentación. El cáncer puede tardar años en manifestarse por lo que es importante iniciar la prevención desde pequeños. ¿Cuántas veces comemos a lo largo de una semana? Si calculamos a 3 veces x día = 21 veces. ¿Y en un mes? 90, ¿y en un año? 1080,  ¿y en 10 años? más de 10000 veces. ¿Creéis que no influye si lo que como en 10000 ocasiones sea saludable o no?. Lo mismo ocurre con el ejercicio, supongamos que nos levantamos y sentamos 30 veces de una silla todos los días. Son casi 11000 veces al año…

Claro que no todo es controlable; yo puedo comer pollo y no sé lo que ha comido el pollo. Puedo comer ensalada y no saber si la lechuga ha sido tratada con pesticidas. Sin embargo sí tenemos la certeza que los alimentos de origen vegetal (frutas, verduras, legumbres, frutos secos, cereales integrales) ayudan a la prevención(3).

El fondo mundial para la investigación del cáncer, publicó el año pasado un documento el que advertía que han aumentado el número de cánceres directamente relacionados con la obesidad (4).

Fuente (4)

Si la obesidad aumenta entre la población adulta e infantil probablemente lo harán también estos tipos de cáncer. Podemos decir de forma «simple» que la obesidad es una acumulación excesiva de grasa en el organismo.  Y sabemos que el tejido adiposo es un tejido activo y puede influir en el riesgo de cáncer de muchas formas (5):

1.Después de la menopausia es el órgano que continúa produciendo estrógenos y estas hormonas están relacionadas con la aparición de ciertos tipos de cáncer como el de mama y endometrio en la mujer postmenopáusica (6,7).

2.El exceso de grasa, puede producir resistencia a la insulina y esto a su vez un aumento del factor de crecimiento insulínico (IGF-1), el cuál estimula el crecimiento y multiplicación celular. Con el IGF-1 están principalmente relacionados cánceres como endometrio, riñón y páncreas (8,9,10).

3. Las personas con sobrepeso y obesidad tienen más riesgo de sufrir patologías como reflujo gastroesofágico o problemas biliares que pueden a su vez favorecer el desarrollo de cánceres del aparato digestivo (11,12).

4.La grasa abdominal es más activa que la grasa subcutánea por lo que es importante no solo considerar el peso sino el perímetro de la cintura. Si la grasa es mas activa puede producir mas sustancias inflamatorias como la interleucina 6, factor de necrosis tumoral (TNF), proteína C-reactiva; creando un ambiente inflamatorio que con el tiempo  puede favorecer algunos tipos de cánceres como colorectal y páncreas (13). Por otro  lado, las personas obesas tienen niveles mas altos en sangre de leptina y bajos de adiponectina, hecho que también favorece la inflamación (14).

Hasta aquí hemos hablado del riesgo que conlleva la obesidad para la aparición del cáncer. Y…

¿QUÉ OCURRE SI ESTAMOS OBESOS Y PERDEMOS PESO? Pues que el riesgo disminuye, y lo sabemos porque algunos estudios han encontrado una disminución en el número de casos de cáncer después de la cirugía bariátrica. En el trabajo»Effects of bariatric surgery on cancer incidence in obese patients in Sweden (Swedish Obese Subjects Study):a prospective, controlled intervention trial» (15), siguieron a mas de 4000 personas obesas durante 10 años. Estaban divididos en dos grupos, un grupo habían sido operados mediante cirugía bariátrica y el otro grupo que eran obesos sin someterse a cirugía fue el grupo control. En los 10 años aparecieron 117 casos de cáncer en el grupo de la cirugía y 169 en el grupo control. Pero lo más relevante se produjo entre las mujeres, con una diferencia de 79 casos en grupo cirugía y 130 en grupo control. Esta diferencia en mujeres puede ser debida (y es interpretación mía) a que la pérdida de grasa conlleva una reducción en la producción de estrógenos por parte del tejido adiposo.

¿CÁNCER DE MAMA Y RIESGO DE RECIDIVAS? Cuando una persona supera un cáncer, debe tener en cuenta que es muy importante llevar unos hábitos de vida saludables para evitar recaídas de la enfermedad. Los datos indican que las mujeres que han sido sometidas a quimioterapia y durante periodos largos de tiempo, son las que mas tienden a ganar peso años después. Esa ganancia de peso conlleva un aumento del riesgo de aparición de otras enfermedades y también riesgo de una nueva aparición del cáncer (16).

CONCLUSIONES:

La obesidad,  es un factor de riesgo en la aparición del cáncer y en la aparición de recidivas de la enfermedad.

La pérdida de peso conlleva mejoras en los marcadores inflamatorios y una disminución del riesgo, especialmente entre mujeres.

Las claves para prevenir la obesidad: dieta rica en alimentos de origen vegetal y ejercicio físico diario, aunque sean pequeñas cosas (subir por las escaleras, hacer sentadillas….) , todo suma.

BIBLIOGRAFÍA:

1.Lacey JV, Kreimer AR, Buys SS, Marcus PM, Chang S-C, et al. Breast cancer epidemiology according to recognized breast cancer risk factors in the Prostate, Lung, Colorectal and Ovarian (PLCO) Cancer Screening Trial Cohort. BMC Cancer. 2009 Mar 17;9(1):2352–8.

2.Anand P, Kunnumakara AB, Sundaram C, Harikumar KB, Tharakan ST, Lai OS, et al. Cancer is a Preventable Disease that Requires Major Lifestyle Changes. Pharm Res. 2008 Jul 15;25(9):2097–116.

3.Eichelmann F, Schwingshackl L, Fedirko V, Aleksandrova K. Effect of plant-based diets on obesity-related inflammatory profiles: a systematic review and meta-analysis of intervention trials. Obes Rev. 2016 Jul 13;17(11):1067–79.

4.International WCRF. The most common cancer could be. Professor Alan Jackson .University of Southampton, UK, editor. Cancer prevention suvirval [Internet]. 2016 Jul 27;:1–24. Available from: http://www.wcrf.org

5.Berger NA. Obesity and cancer pathogenesis. Ahima RS, Powers AC, editors. Ann NY Acad Sci. 2014 Apr 11;1311(1):57–76.

6.Marmot SE, et cols. Food, Nutrition, Physical Activity, and the Prevention of Cancer: a Global Perspective. World Cancer Research Fund International. 2012 Feb 6;:1–537.http://www.wcrf.org/sites/default/files/Second-Expert-Report.pdf .

7.Bandera EV, et cols. Breast Cancer 2010 Report. World Cancer Research Fund International. 2013 Sep 6;:1–33.

8.Pancreatic Cancer 2012 Report. World Cancer Research Fund International. 2013 Oct 14;:1–37.http://www.aicr.org/continuous-update-project/reports/pancreatic-cancer-2012-report.pdf

9. Jackson A,  et cols. Diet, nutrition, physical activity and kidney cancer. World Cancer Research Fund International. 2015 Sep 7;:1–48.

10.Norat T et cols. Ovarian Cancer 2014 Report. World Cancer Research Fund International. 2014 Feb 20;:1–30.

11.Jackson A, et cols. Diet, nutrition, physical activity and oesophageal cancer. World Cancer Research Fund International. 2016 Jul 27;:1–64.

12.Thompson R, et cols. Diet, nutrition, physical activity and gallbladder cancer. World Cancer Research Fund International. 2015 May 28;:1–28.

13.Alan Jackson EBDH, et cols. Colorectal Cancer 2011 Report. World Cancer Research Fund International. 2012 Nov 20;:1–43.www.wcrf.org/sites/default/files/Colorectal-Cancer-2011-Report.pdf

14.Joshi RK, Lee S-A. Obesity Related Adipokines and Colorectal Cancer: A Review and Meta-Analysis. Asian Pac J Cancer Prev. 2014 Jan 15;15(1):397–405.

15.Sjöström L, Gummesson A, Sjöström CD, Narbro K, Peltonen M, Wedel H, et al. Articles Effects of bariatric surgery on cancer incidence in obese patients in Sweden (Swedish Obese Subjects Study): a prospective, controlled intervention trial. Lancet Oncology. Elsevier Ltd; 2009 Jul 1;10(7):653–62.

16.Vance V, Mourtzakis M, McCargar L, Hanning R. Weight gain in breast cancer survivors: prevalence, pattern and health consequences. Obes Rev. 2010 Sep 29;12(4):282–94.

SI TE HA GUSTADO,COMPÁRTELO