Como consecuencia de malos hábitos: tabaco, alcohol, comidas fuera de casa, consumo excesivo de alimentos ricos en grasas de mala calidad y azúcares, nuestro sistema digestivo se enferma. Son muchas las personas que tienen síntomas como: ardores, acidez, estreñimiento…Estos síntomas pueden ser puntuales o persistir en el tiempo; en este caso podemos estar ante alguna patología. 

Existen dietas específicas para cada caso particular y donde el tratamiento nutricional es tan importante como el tratamiento farmacológico, debido a que si no corregimos aquellos hábitos alimenticios que nos han llevado a esta situación, solo con los fármacos no solucionaremos el problema.

Ejemplos de dietas para la salud digestiva son:

Dieta de protección gástrica

Estreñimiento

Enfermedad Inflamatoria Intestinal

Intolerancias alimentarias

Artículos relacionados:

Alimentación en el reflujo

Dieta FODMAP en el sindrome de intestino irritable

Alimentación y cálculos renales