foto obesoQué fácil es decir: «El que está gordo es porque quiere». Pero si nos paramos un poquito a pensar en situaciones de la vida cotidiana, veremos que nuestra sociedad, nuestro entorno, nuestras leyes, nos ayudan a ser obesos. Leer una etiqueta de cualquier galleta y veréis unos valores de azúcar muy superiores a los aconsejables, sentaros 15 minutos a ver los anuncios de la televisión y decirme cuántos hay de comida saludable y cuantos de refrescos, pizzas, hamburguesas, galletas… Decidme en cuantos supermercados nada más entrar nos encontramos con frutas y verduras. Podemos ver productos como «donuts» patrocinando espacios deportivos en canales de televisión, o futbolistas promocionando en sus camisetas comida poco saludable.

Y una vez que alcanzamos ese estatus de obesos, es muy difícil volver a una situación normal.

Fuente:vivircondiabetes
Fuente:vivircondiabetes

Todos sabemos que la obesidad aumenta el riesgo de muchas otras enfermedades, pero también el tabaco. Se han hecho y se hacen campañas con el objetivo de que la población tome conciencia de las consecuencia del tabaco; por ejemplo poner imágenes impactantes en las cajetillas, subirles el precio mediante impuestos, prohibir fumar en bares restaurantes… Socialmente es algo aceptado: el tabaco es malo. Y también es frecuente que a los fumadores les digamos: ¿por qué no dejas de fumar?. Sin embargo, cuántos de vosotros le habéis dicho a un persona obesa que come grandes cantidades, ¿Por qué  no paras de comer?.

Es algo que socialmente no está bien y además esa persona se puede sentir ofendida, considerarlo un insulto hacia ella; cuando en realidad, si comparamos los ejemplos, el que no para de fumar enfermará, el que no para de comer, enfermará. Y al igual que ponemos en las cajetillas, «El tabaco mata», por qué no poner en los productos basura: «cuidado, el exceso te puede matar».

Captura de pantalla 2015-10-17 a las 20.34.23

Si la televisión sigue siendo un medio tan influyente, ¿por qué no aprovecharla haciendo campañas para ayudar a las personas obesas? El otro día viendo la final de la Eurocopa de baloncesto, en los descansos y tiempos muertos hubo anuncios de hamburguesas, pizzas y refrescos hasta en tres ocasiones. Siempre los mismos. ¿Y si en esos momentos donde hay tanta gente viendo la televisión salen los jugadores tomando una fruta? ¿No sería una manera de promocionar una mejor alimentación?

Claro que los precios tampoco ayudan; si queremos promocionar la fruta y la verdura no puede ser que debamos pagar 3 euros por un kilo de judías verdes y un paquete de donetes (7 unidades) cueste 1,61 euros.

Captura de pantalla 2015-10-17 a las 20.50.15

Pero todos debemos mirarnos el ombligo porque en nuestra vida diaria se dan situaciones en las que no ayudamos a estas personas:

1. Hoy es lunes y tengo el propósito de comer mejor esta semana. Me llaman unas amigas para tomar un café por la tarde. Ellas piden un pastel. Yo no quiero tomarlo, pero empiezan: venga mujer por un poquito no pasa nada, anda que a otro día quien llegó, no nos hagas este feo, ya lo hemos pagado no vas a dejarlo ahí…. Y por qué no te dicen debes bajar de peso porque no es sano que estés así por lo que te hemos pedido unos frutos secos.

2. Niño gordito en un cumpleaños. Está comiendo muchísimo y una persona X le dice por ejemplo, ya has comido suficiente, deberías parar. En este momento lo típico es que otros llamen la atención a la persona X, diciéndoles, pobrecito déjale que coma lo que quiera. Si fuera el mismo caso con el tabaco, le diríamos: déjale que fume lo que quiera. Pues no, por lo tanto no está bien visto socialmente decirle al obeso que come en exceso o que toma mucha comida «basura» que pare. Se toma como una ofensa, sobre todo si viene de alguien delgado.

3. Vemos un amigo que hace unos meses se ha casado y ha engordado unos kilos, «oye que bien te sienta el matrimonio», «menuda curvita de la felicidad». Pues no, la obesidad abdominal es la más grave y la que más complicaciones pueden conllevar.

CONCLUSIÓN

-No debería estar mal visto ni considerarse por parte del obeso una ofensa cuando alguien le dice que por su salud debería mejorar su alimentación o debería comenzar hacer ejercicio físico. 

-La obesidad se debe tratar desde todos los frentes: políticas, precios, industria alimentaria y nosotros las personas que estamos alrededor. 

Mientras unos remamos en un sentido y los «poderosos» lo hacen en el otro, veo muy difícil la solución.

Sin título-3

SI TE HA GUSTADO, COMPÁRTELO

¿Por qué no ayudamos a los obesos?

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *