Captura de pantalla 2016-05-01 a las 11.21.58El pan de molde es uno de los productos cuyo consumo se ha incrementado en los últimos años. Su textura más blanda y su mayor duración respecto al pan tradicional han contribuido a ello. Otros factores que lo hacen atractivo a ojos del consumidor, son las muchas modalidades que  la industria ha introducido respecto al pan de molde tradicional, como pan de molde para hamburguesas, para sandwiches, de multicereales…

¿El pan de molde es mejor o peor que el pan tradicional?. Antes de responder a esta pregunta debemos hacer otra serie de puntualizaciones:

1. COMPOSICIÓN DEL PAN DE MOLDE

Como siempre, es muy importante leer el etiquetado y no dejarse llevar por las letras grandes y atractivas que indican en el envase. Ese es el marketing que utilizan para vender el producto. Las palabras atractivas o de “enganche al consumidor” más frecuentes en este tipo de productos son: “natural”, “100%natural”, “original”, “rústico”. Yo entiendo que natural puede ser una fruta o una verdura recogida por el agricultor, pero no un producto que se elabora en una industria a partir de un combinado de sustancias y tras ser sometidos a innumerables procesos. Sin embargo, los consumidores leemos natural y nos parece que “no es tan malo”. Tenemos una herramienta para conocer lo que realmente contiene el producto y es leer los ingredientes y la composición nutricional.

La mayoría, llevan harina (de trigo, avena, centeno…), agua, sal, levadura, grasas, azúcares y aditivos. En ocasiones también derivados lácteos, huevo, frutos secos y semillas.

FullSizeRender (1) 

Esta composición es lo que le otorga una textura más blanda y mayor duración que el pan tradicional. A todas luces, si un producto elaborado incorpora grasas y azúcares no puede ser muy bueno. No obstante, hay muchos tipos de panes de molde y muchas “calidades”, al igual que ocurre con el pan tradicional. ¿En qué nos deberíamos fijar?:

Fuente: ThevisualMD
Fuente: ThevisualMD

1.Tipo de grasa: Con aceite de oliva es difícil de encontrar, pero sí que los hay con aceite de girasol. Peores son los que llevan grasa de palma.(estudio grasa de palma y colesterol)

2.Harina: Preferentemente debería ser integral, pues de esa manera lleva todo el grano del cereal con el consiguiente aporte de nutrientes del salvado, germen y endospermo.

3.Azúcar: Mejor aquellos cuyo contenido en azúcar sea el más bajo. Esto es especialmente importante en las personas diabéticas que en muchas ocasiones desconocen los productos que contienen azúcar oculto, como comenté en este otro artículo.

4. Sal: Las autoridades sanitarias recomiendan no tomar más de 2300 mg de sodio o 5,7 g de sal al día. Productos como embutidos, bollería, pan y encurtidos contienen importantes cantidades de sal, por lo que es importante fijarse en la composición nutricional y comprobar cuánta sal hay en ese producto.

En los siguientes ejemplos he subrayado o indicado con flecha los componentes en los que fijarnos:

 Captura de pantalla 2016-05-01 a las 16.38.20

Captura de pantalla 2016-05-01 a las 16.45.59

A parte de estos dos panes de molde, he analizado otros seis:

Captura de pantalla 2016-05-01 a las 17.50.08

Podéis observar que la mayoría utilizan harina de trigo y/o avena. La mayoría contienen aceite de girasol, uno aceite de oliva refinado y otro de palma. Tienen alrededor de 1 gramo de sal y la principal variación se encuentra en el contenido de azúcar.

Otro punto importante es la presencia de harina integral. Puede ocurrir que el envase indique “integral” o “alto en fibra” pero que apenas lleve un pequeño porcentaje, es necesario que el primer ingrediente indique harina integral, como comenté en este otro artículo.

Sin duda alguna, mejor son los panes de grano completo, ya que tienen una mayor aportación de nutrientes, al incorporar todas las partes del cereal. No debemos confundir integral con multicereales, ya que “multicereal” quiere decir que incorpora diferentes tipos de cereales; trigo, avena, centeno… pero no quiere decir que estos cereales sean integrales.

2. ¿ES NECESARIO EL PAN EN NUESTRA DIETA? 

Pues no, no es necesario, como ocurre con otros productos. Realmente el pan no es necesario porque como hemos visto, su composición no es muy rica en nutrientes, siendo la energía la principal aportación a través de los hidratos de carbono. Vivimos en una sociedad preferentemente sedentaria por lo que tampoco necesitamos mucha energía. Eso no quiere decir que no pueda formar parte de una dieta saludable. Sin embargo, yo creo que  es difícil encontrar un pan tradicional de calidad; como dirían los mayores, ” ya no se encuentra un pan como los de antes”, en los que primaba un buen tratamiento del trigo y una prolongada fermentación con levaduras madre.  Hoy en día, predominan panes precocinados y congelados,  de venta en los supermercados pero que no se elaboran según el amasado en el horno tradicional de toda la vida. Por ello, es importante buscar en panaderías tradicionales, tomarlo integral y preguntar en la panadería la composición.

He hecho una comparativa nutricional entre 100g de pan blanco y 100g de garbanzos crudos. Podéis ver que los garbanzos ganan por goleada. 

Captura de pantalla 2016-05-01 a las 13.24.17

Fuente

3. ¿PAN TRADICIONAL O PAN BLANCO?

Si habéis llegado hasta aquí yo creo que la respuesta está clara. Todo producto con mayor contenido en azúcar y grasas siempre será peor. Ahora bien, cabe preguntarse con qué tipo de pan tradicional lo estamos comparando. Por ello, si queremos comer pan a diario, mejor tomamos pan tradicional integral y de calidad. Si somos de tener pan de molde porque a veces no podemos comprar pan tradicional, debemos igualmente buscar la calidad, asegurándonos que realmente sea integral, mejor de grano completo y que contenga grasa de calidad. Y una tercera opción sería hacerlo nosotros, así no habría duda sobre los ingredientes. Aunque entiendo que muchos tenemos poco tiempo para hacerlo, pero alguna vez, todo es probar…

 

PARA SABER MAS:

El cereal refinado es al integral, lo que a la lactancia materna, la artificial (Julio Basulto)

 

Si te ha gustado, compártelo

 

Pan de molde ¿sí o no?

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *