foto para blogQuizá el título suene a enfado y puede ser, ya que cada día me encuentro con pacientes oncológicos a los que se les venden dietas, productos “sanadores” o suplementos milagrosos. Y no, no se puede jugar con la salud de las personas y menos aún cuando se encuentran vulnerables, como el caso del paciente al que le acaban de diagnosticar un cáncer. He llegado a tener el caso de un persona que su cena consistía en un supuesto “batido fortificador de defensas” que le habían dado en una “dietética”. Esto puede contribuir a deteriorar su estado nutricional y condicionar los tratamientos farmacológicos.

El cáncer es una enfermedad muy compleja y diferente en cada persona. Aunque existen investigaciones en el campo de la alimentación y cáncer, como las dietas cetogénicas, no existe actualmente ninguna evidencia que permita indicar que algún algún alimento o dieta pueda curar el cáncer y quien lo afirme miente (1,2). Dicho esto, veamos cuál el papel de la alimentación en esta enfermedad.

1.¿ES IMPORTANTE LA ALIMENTACIÓN EN LA PREVENCIÓN DEL CÁNCER? SI

En desarrollo del cáncer influyen muchísimos factores, pero sabemos que ciertos hábitos de vida contribuyen a aumentar el riesgo de su aparición. Dentro de esos factores se encuentran el consumo de alcohol, tabaco, la obesidad, el sedentarismo y la mala alimentación. Por lo tanto, comer sano, priorizando alimentos de origen vegetal, no fumar ni tomar alcohol, y movernos, ayudará a disminuir las probabilidades de padecer esta enfermedad.

Captura de pantalla 2017-04-23 a las 21.09.35

2.¿ES IMPORTANTE LA ALIMENTACION EN EL PACIENTE RECIÉN DIAGNOSTICADO DE CÁNCER? SI

Que sea importante, no quiere decir que pueda curar el cáncer. Lo primero que tiene que hacer el paciente oncológico es seguir los tratamientos recomendados por el cirujano, oncólogo o radiólogo. Lo segundo, pensar si sus hábitos de vida son saludables y en caso contrario intentar mejorarlos. Si fuma debe dejarlo y sino puede deberá buscar un profesional que le ayude. Lo mismo ocurre con la alimentación. Si considera que su dieta no es saludable o ni siquiera sabe si lo es, puede buscar a un profesional sanitario especializado que le  oriente.

Los principales objetivos de la alimentación en el paciente oncológico:

*Cubrir sus necesidades nutricionales, que pueden estar aumentadas como consecuencia del propio tumor, y así evitar la desnutrición que conlleva un aumento de complicaciones durante el tratamiento farmacológico.

*Evitar interacciones. Se sabe que algunos alimentos pueden aumentar la toxicidad de ciertos fármacos antineoplásicos (3). En este punto hay que recordar una de las recomendaciones de la IARC (Agencia Internacional para la Investigación del cáncer), es que el paciente oncológico no debe nunca tomar por su cuenta suplementos o complementos alimenticios a menos que sea bajo prescripción médica (4).

*Corregir la alimentación en función de los efectos adversos generados por el tratamiento.

Captura de pantalla 2017-04-23 a las 21.46.28

Especialmente importante son las técnicas culinarias que nos permiten obtener platos con alto contenido en nutrientes en poco volumen y con texturas agradables.

Captura de pantalla 2017-04-23 a las 20.55.13

*Corregir la alimentación en función de los marcadores analíticos y las valoraciones de lo síntomas que vaya indicando el paciente a lo largo del proceso. Es necesario personalizar, pues algo habitual es que el paciente, como consecuencia del tratamiento, adquiera aversión hacia algunos alimentos o incluso rechazo en función del color de las preparaciones.

*Educar al paciente en el contexto de una alimentación y hábitos saludables para prevenir repeticiones de la enfermedad una vez que esta ha sido superada. Pautar alimentos prebióticos que le ayuden a regenerar su microbioma que ha sido muy dañado como consecuencia de los tratamientos. 

Captura de pantalla 2017-04-23 a las 21.21.34

EN RESUMEN:

1.La alimentación saludable, basada en alimentos de origen vegetal  disminuye el riesgo de padecer cáncer y otras enfermedades.

2.El paciente oncológico debe recibir asesoramiento individualizado sobre como adaptar su alimentación a la enfermedad y a los posibles efectos adversos de los tratamientos farmacológicos.

3.No existe evidencia de que ninguna dieta, libro, hierba, suplementos…pueda curar el cáncer.

BIBLIOGRAFÍA

1. Camila L.P. Oliveira MSc, PhD SM, MD RS, MD MBS, MD EJF, RD CMPP. A Nutritional Perspective of Ketogenic Diet in Cancer: A Narrative Review. Journal of the Academy of Nutrition and Dietetics. Elsevier Inc; 2017 Mar 29;:1–21.

2. Arends J, Bachmann P, Baracos V, Barthelemy N, Bertz H, Bozzetti F, et al. ESPEN guidelines on nutrition in cancer patients. Clinical Nutrition. Elsevier Ltd; 2016 Aug 5;0(0):1–110.

3. Goodman GE, Thornquist MD, Balmes J, Cullen MR, Meyskens FL, Omenn GS, et al. The Beta-Carotene and Retinol Efficacy Trial: Incidence of Lung Cancer and Cardiovascular Disease Mortality During 6-Year Follow-up After Stopping  -Carotene and Retinol Supplements. JNCI Journal of the National Cancer Institute. 2004 Nov 30;96(23):1743–50. 

4. Marmot M et cols. Alimentación, nutrición y actividad física en la prevención del cáncer. En:wcr.com. 2007 Oct 18;:1–20.

5.Ryan A, et cols. Good Nutrition for recovery. University College Cork, Ireland.

Si te ha gustado, compártelo

No hay ninguna dieta que cure el cáncer. Y punto.
Etiquetado en:            

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *