prueba4PRIMERA OBSERVACIÓN: Todos los padres decimos siempre querer lo mejor para nuestros hijos, por ello procuramos darles la mejor educación, apuntarles a las mejores actividades extraescolares, les enseñamos a dar las gracias, pero…¿Les enseñamos a comer bien? ¿Nos preocupa que coman o que coman de forma saludable? Todos tenemos claro que las frutas y las verduras son alimentos más  saludables y necesarios que un vaso de leche con cacao y galletas, pero sin embargo, es frecuente en muchos hogares que dicho vaso de leche acabe siendo con demasiada frecuencia la comida o la cena de los niños, cuando son reacios a ingerir los alimentos más saludables. En estos casos los padres piensan «lo importante es que coman».

SEGUNDA OBSERVACIÓN: Por otro lado existe la creencia por una parte de nuestra sociedad de la asociación lógica y normal existente entre niños y chucherías, refrescos, cacaos o dulces varios. Son innumerables las veces que he tenido esta conversación con alguno de mis clientes adultos en consulta:

– Yo tomo refrescos y dulces porque los tengo en casa, los veo y no puedo aguantarme.

– Y ¿Por qué razón los compras?.

– Hombre, porque tengo niños y a ellos no les voy a «castigar» sin esos productos.

No sería fantástico que dijeran: en mi casa dispongo de frutas y verduras…porque tengo niños.prueba...

TERCERA OBSERVACIÓN: ¿Por qué los menús infantiles de los restaurantes son en su mayoría pasta, pizza, nuggets, salchichas…? ¿Cuántos de vosotros os habéis encontrado con restaurantes cuyos menús infantiles tuvieran verduras o fruta en el postre?

menu-infantil

Los restaurantes dirán que si ponen verdura y fruta seguramente los niños no lo comerán. Y volvemos al principio, ¿por qué los niños no comen frutas, verduras, pescados…? Quizás no les hemos dado a probar diferentes variedades de este tipo de alimentos, diferentes preparaciones, con formas atractivas en el plato… porque quizá para evitar la consabida “perreta” preferimos darles algo que les gusta con tal de que coma y ya probaremos otro día.

Debemos ser conscientes de la importancia que tiene, por un lado la adquisición de hábitos saludables desde la infancia, y por otro la ingesta de este tipo de alimentos. 

Problemas como el sobrepeso u obesidad infantil derivados de inadecuada alimentación y falta de ejercicio físico afectan a un porcentaje enorme de niños y adolescentes.Existen diferentes estudios que así lo corroboran como el Proyecto IDEFICS, identificación y prevención de los efectos inducidos por la dieta y el estilo de vida en la salud de los niños europeos de 2 a 10 años, de la Comisión Europea realizado a partir del 2006, evidencia que 1 de cada 5 niños tiene sobrepeso o es obeso y que la prevalencia es mayor en el Sur de Europa, siendo España uno de los países con la tasa más alta. El estudio enKid llega a conclusiones similares. En estos estudios la alimentación inadecuada de niños y adolescentes principalmente se debe a :

– Excesiva ingesta calórica por gran consumo de alimentos como pastelería, bollería, “snaks” dulces y salados, refrescos.

– Gran consumo de azúcares simples y déficit de hidratos de carbono complejos.

– Tamaño excesivo de las raciones.

– Déficit en consumo de productos como frutas, verduras, legumbres, pescados, cereales integrales.

 CUARTA OBSERVACIÓN: El ambiente obesogénico en el que vivimos no ayuda nada a mejorar la alimentación infantil. Especial importancia tiene la influencia de los medios de comunicación y el hecho de que la industria alimentaria elabora productos cada vez más atractivos de sabor pero vacíos de valor nutricional.donuts-471209_640

En el año 2001, las empresas alimentarias se gastaron en publicidad en televisión unos 26000 millones de dólares de los cuáles 15000 millones iban destinados a publicada para niños. El 70% de esta publicidad se refiere a cereales desayuno, refrescos, golosinas y chocolatinas. Pero además de la televisión a través de internet existen los “publi-juegos”, juegos diseñados por grandes empresas que utilizan marcas o logos en el diseño de dichos juegos, de esta manera se relacionan dichas marcas con sensaciones divertidas.

En el año 2010 la OMS publicó una serie de recomendaciones para todos los Estados miembros con el objeto delays-casillas-640x357 controlar la publicidad infantil. Uno de los puntos que indicaban es: “la publicidad de alimentos o bebidas dirigida a menores no podrá mostrar personajes conocidas o famosos que gocen de gran popularidad entre el público infantil”. ¿Habéis visto a deportistas conocidos u otros famosos anunciar frutas o verduras?

MI CONCLUSIÓN: Los padres, también estamos sometidos a esta presión comercial excesiva, sin embargo debemos tener claro que la ingesta esporádica de este tipo de productos con escaso valor nutricional por parte de nuestros hijos no acarrea problemas siempre que sea esporádica y así se lo hagamos transmitir a ellos.No cabe duda que nosotros debemos dar ejemplo con hábitos saludables y que en nuestra mano está conseguir mediante un menor consumo de estos productos y mayor ingesta de alimentos frescos conseguir que la industria elabore alimentos procesados más saludables.

Otras referencias:

  1. http://www.aimc.es/
  2. http://www.ijbnpa.org/content/6/1/7
  3. Contento IR. Nutrition Education: liking research, theory and practice. 2ª edition. Boston: Jones and Barlett. 2011.
  4. Person N, Ball K, Crawford D. Television viewing and eating behaviours in adolescents. International Journal of Behavioral Nutrition and Physical Activity. 2011; 8:23.

 

Si te ha gustado, compártelo

Menús infantiles = pasta, pizza, dulces…
Etiquetado en:    

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *