Fuente: THEVISUALMD
Fuente: THEVISUALMD

El número de mujeres que padece endometriosis ha aumentado de forma considerable en los últimos años. La incidencia en todo el mundo es de 1 de cada 10, por lo tanto casi 176 millones de mujeres en edad fértil padecen esta enfermedad. No se conoce con certeza su origen o causa pero en los últimos años sí que se han hecho descubrimientos interesantes. Podemos decir que hay aspectos de la endometriosis que se conocen claramente y otros de los que hay indicios pero se necesita investigar un poco mas.

¿QUÉ ES LA ENDOMETRIOSIS?

Fuente: Nucleus Medical Media
Fuente: Nucleus Medical Media

Cada mes, los ovarios producen hormonas que actúan sobre las células del revestimiento del útero generando un aumento de su grosor. Durante la menstruación, esas células se eliminan junto a la sangre a través de la vagina. Sin embargo, en la endometriosis estas células pueden crecer fuera del útero creando adherencias en tejidos como ovarios, trompas de falopio, intestinos, recto, vejiga y zona pélvica (1).

Fuente

Estos crecimientos de células fuera del útero, reaccionan a las hormonas de los ovarios. Crecen y sangran durante la menstruación, y con el tiempo pueden agregar más tejidos y sangre provocando los típicos síntomas de la endometriosis: dolor pélvico, dolor durante o después de la relación sexual, sangrado abundante, infertilidad. Afecta a mujeres en edad fértil, sin embargo, la menopausia no puede resolver los síntomas de la endometriosis, especialmente si la mujer tiene tejido cicatricial o adherencias.

ESTRÓGENOS Y ENDOMETRIOSIS

Como decía al principio hay aspectos de esta enfermedad que tenemos claros. La evidencia nos indica que existe una relación entre hormonas esteroideas y endometriosis, ya que estrógeno y progesterona regulan el crecimiento endometrial mediante la estimulación o proliferación celular (2).

Para llevar a cabo su función, los estrógenos se deben unir al receptor de estrógeno (ER) que es una proteína de receptor nuclear. Existen dos tipos de receptores ER, el receptor ERα y ERβ. Estudios en los que se ha analizado el tejido endometrial eutópico, es decir fuera del útero, han demostrado la expresión de receptores de estrógeno, principalmente ERα (3).

En mujeres con endometriosis también se ha encontrado en tejido endometrial fuera del útero la presencia de aromatasa. La aromatasa en una enzima que se encarga de producir estrógenos (4).

Por otro lado, también existe correlación entre la expresión de receptores estrogénicos y la inflamación. Un estudio muy interesante a este respecto, tuvo como objetivo investigar la expresión de receptores de estrógenos (RE) y citoquinas inflamatorias en los macrófagos obtenidos a partir de fluido peritoneal de las mujeres con endometriosis. Los sujetos del estudio fueron mujeres programadas para laparoscopia en un hospital de Génova (Italia). Se obtuvieron 30 pacientes como controles sin endometriosis, y 22 mujeres con endometriosis. El resultado fue que la expresión de receptores de estrógenos y citoquinas como :  TNFα, IL-6 e IL-1b fue significativamente mayor en macrófagos obtenidos de mujeres con endometriosis que en los controles. La expresión ER α se correlacionó positivamente con la expresión de citoquinas inflamatorias en mujeres con endometriosis pero no en los controles (5).

Captura de pantalla 2016-01-05 a las 19.53.15

Fuente

DIETA Y DISRUPTORES ENDOCRINOS

Otros aspectos como el papel que juega la dieta en el desarrollo de la enfermedad no está nada claro.Una revisión de 11 estudios epidemiológicos, 10 casos-control y un estudio de cohorte, observó que las mujeres con endometriosis parecen consumir menos verduras y ácidos grasos poliinsaturados omega-3 y más carne roja, café y grasas “trans”; pero estos hallazgos no podrían reproducirse de forma coherente (6).

Sin embargo, dada la importancia que tiene la inflamación, está claro que aquellos alimentos que favorezcan la inflamación serán perjudiciales, y los que disminuyan la inflamación ayudarán a paliar en parte sus síntomas.

Captura de pantalla 2016-01-05 a las 20.26.30

Si existe una relación clara entre estrógenos y endometriosis, cabe pensar que todos aquellos disruptores endocrinos, compuestos que interfieren en el normal funcionamiento de las hormonas, puedan tener influencia en el desarrollo de la endometriosis. Se han hecho estudios con algunos de estos disruptores como son los compuestos organoclorados (dioxinas) o bifenilos policlorados (PCB).

Los organoclorados tienen una vida media larga y se acumulan en el medio ambiente como un contaminante orgánico persistente. Un trabajo midió el nivel de estos compuestos en 84 mujeres sometidas a laparoscopia por endometriosis encontrando niveles 3,77 veces superiores en comparación con mujeres sin endometriosis (7).

Los estudios epidemiológicos sobre los efectos de los disruptores endocrinos en la endometriosis son difíciles de lograr porque hay varios obstáculos, como la presencia de diferentes agentes con potencial estrogénico, antiestrogénico y antiandrogénico en el medio ambiente. En muchos trabajos se han estudiados los efectos de estos compuestos de forma individual no encontrándose efectos adversos suficientes como para su prohibición. Sin embargo hoy se sabe que sus efectos pueden ser sinérgicos, es decir que se suman(8).

Al haberse encontrado presentes estos compuestos en concentraciones elevadas en mujeres con endometriosis y también en cánceres con alto componente estrogénico, aplicando el principio de precaución se debería conocer en qué sustancias se encuentran estos compuestos (9).

Captura de pantalla 2016-01-05 a las 20.52.10

Os dejo el enlace a este fantástico video que explica muy bien en imágenes, todo lo que os he contado.

 BIBLIOGRAFÍA

(1)American Society for Reproductive Medicine (2013). Endometriosis.En https://www.asrm.org/publications/detail.aspx?id=11247. Fecha de la consulta. 2/1/2016

(2).Barbosa C, De Souza Am, Bianco B, Christofolini DM. The effect of hormones on endometriosis development. Minerva Ginecol. 2011 Aug;63(4):375-86.

(3).Kitawaki J, kado N, Ishihara H, Koshiba H, Kitaoka Y, Honjo H. Endometriosis: the pathophysiology as an estrogen-dependent disease. Journal of Steroid Biochemistry & Molecular Biology 83 (2003) 149–155

(4).Marsh EF, Laufer MR. Endometriosis in premenarcheal girls who do not have an associated obstructive anomaly. Fertil Steril. 2005 Mar;83(3):758-60.

(5).Montagna P, Capellino S, Villaggio B, Remorgida V, Ragni N, Cutolo M, Ferrero S. Peritoneal fluid macrophages in endometriosis: correlation between the expression of estrogen receptors and inflammation . Fertil Steril. 2008 Jul; 90 (1): 156-64.

(6).Brown J, Farguhar C. Endometriosis: an overview of Cochrane Reviews. Cochrane Database Syst REv. 2014 Mar 10;3.

(7).Potera C. Women’s Health: Endometriosis and PCB Exposure. Environ Health Perspect. 2006 Jul; 114(7)

(8).Executive Summary to EDC-2Gore et al., The Endocrine Society’s second Statement on Endocrine Disrupting Chemicals. A.C.Gore et al, 2015

(9). Fundación alborada

Endometriosis, dieta, disruptores endocrinos.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *