Captura de pantalla 2015-11-29 a las 20.15.32Lo que predomina hoy en día es ir al cine a ver una película a la vez que tomamos «snaks» y refrescos, de los cuales, el número uno son sin duda las palomitas. Como muchas otras cosas, Halloween, Black Friday, hamburguesas, perritos… el origen de comer palomitas en el cine está en los Estados Unidos. Alrededor del año 1930 se produjeron dos situaciones que favorecieron el crecimiento del cine, por un lado la incorporación del sonido y por otro lado que se facilitó la entrada de las clases menos adineradas. En la localidad de Missouri una avispada empresaria, Julia Braden, pidió permiso a los dueños de la sala para poner un puesto de palomitas, que tiempo después se convirtió en cuatro puestos y unos beneficios que superaban el 2000%. Hoy en día siguen siendo el gran negocio de los cines.

Pero ¿qué son las palomitas? ¿solo maíz? Si fuera así el maíz es un cereal que proviene de la naturaleza por lo que a priori podrían ser hasta saludables pero vamos a verlo.

El maíz se cultiva desde hace unos 7000 años de antigüedad. Se cultivaba por las zonas de México y América central. Fue introducido en España en el siglo XVI. Junto con el trigo y el arroz son los cereales más consumidos en el mundo.

Fuente:http://www.fao.org/3/a-i5003s.pdf
Fuente:http://www.fao.org/3/a-i5003s.pdf

El maíz, al igual que el arroz no contiene gluten y desde el punto de vista nutricional destaca por su alto contenido en fibra, potasio, fósforo y vitamina E.

Fuente: Bedca.es
Fuente: Bedca.es

Antes de que se comercializaran las palomitas para microondas, se hacían comprando los granos de maíz y en una cacerola con aceite de oliva se calentaban hasta que alcanzaban la temperatura de 180º que es cuando se rompe la capa exterior del grano.

Pero ¿que ocurre con las palomitas del cine y las del microondas? Pues que no se hacen con aceite de oliva sino con aceites vegetales como el aceite de palma y además se les añaden enormes cantidades de sal. Vean un ejemplo:

Image-1

Hemos pasado de 4 gramos de grasa que contienen 100g de maíz a 23 g. Y esa grasa procede de aceite de palma. Podríais pensar que ¿por qué no utilizan aceite de oliva o de girasol en vez de aceites de vegetales? Pues porque entonces los márgenes de beneficios que dan las palomitas ya no serían tan «estratosféricos». Las recomendaciones de la Organización Mundial de la Salud respecto al contenido de sal es que no superemos los 5 g al día. Observamos que con tomar un paquete de estos (100g) ya estamos consumiendo 4 g. 

En el cine además de palomitas, que dan mucha sed, tomamos refrescos. Sabemos el excesivo contenido en azúcar que tienen estos productos y los efectos tan adversos que tienen para la salud. Según la OMS los azúcares no nos deberían aportar más del 5% de nuestras calorías diarias (aproximadamente 25-30g al día). Pues bien en 100ml por ejemplo de coca cola tenemos casi 11 g y en 250 ml 27 gramos de azúcar, lo que equivale al contenido que no deberíamos superar en todo el día. Estaréis pensando que hay refrescos cero, sí eso sería mejor, pero otra alternativa más saludable es un botellín de agua. Ahora imaginar las palomitas «dulces» el contenido de azúcares que se añade a la grasa de palma  y a la sal. Uff!

Captura de pantalla 2015-11-29 a las 20.02.24

Como conclusión, si voy al cine tarde mal y nunca y me apetece hincharme a palomitas un día cada tres meses, no es tan grave. Pero si soy de los que voy todos los fines de semana al cine, debería pensarme lo que voy a pedir.

Si te ha gustado, compártelo

¿Cuántas calorías tomamos en el cine?
Etiquetado en:                            

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *