Captura de pantalla 2015-10-11 a las 15.12.47El número de casos de enfermedades alérgicas como dermatitis, rinitis o asma ha aumentado de forma considerable en los últimos años. Según la Organización Mundial de la Salud, aproximadamente 235 millones de personas en el mundo las padecen (enlace a los datos). Son muchos los factores que están implicados en la alta incidencia, pero entre ellos se encuentran los cambios en el estilo de vida en las sociedades desarrolladas. Estos cambios se refieren al aumento de la polución, el sedentarismo, exposición al humo del tabaco y una dieta basada en alto consumo de alimentos procesados.

ASMA

El asma es un trastorno en el que las vías respiratorias se hinchan y se estrechan, lo cual hace queCaptura de pantalla 2015-10-11 a las 13.07.10 se presenten sibilancias, dificultad para respirar, opresión en el pecho y tos. Hoy en día sabemos que el asma no es simplemente un problema de broncoconstricción, sino que se trata de una enfermedad fundamentalmente inflamatoria, y que es precisamente el proceso inflamatorio el que inicia la obstrucción de la vía aérea. Aunque el asma no se puede curar, su gestión adecuada permite controlar la enfermedad y hacer que las personas que lo padecen disfruten de una buena calidad de vida.

Para controlar el asma y sus cuadros agudos es necesario controlar el proceso de inflamación. Para ello se utilizan medicamentos, evitar la exposición a posibles factores desencadenantes como tabaco, polvo; pero también la alimentación puede influir en la aparición del asma mediante regulación del sistema inmune.

LA DIETA EN EL ASMA

1.ALIMENTACIÓN DE LA MADRE EN EL EMBARAZO

Fuente: "The impact of diet on asthma and allergic diseases"
Fuente: “The impact of diet on asthma and allergic diseases”

Existen numerosos estudios prospectivos que han analizado la relación entre la dieta de la mujer embarazada y las alergias de su descendencia. El año pasado se publicó el estudio : “¿Tiene la dieta materna durante el embarazo y la lactancia influencia en las enfermedades alérgicas en la descendencia? Una revisión sistemática de los enfoques basados ​​en los alimentos.” Se incluyeron 42 estudios (> 40 000 niños): 11 estudios de intervención (incluyendo 7 ensayos controlados aleatorios), 26 estudios prospectivos de cohorte, 4 estudios de cohortes retrospectivos, y 1 estudio de casos y controles. Los resultados del estudio fueron: “El consumo materno de  patrones dietéticos Mediterráneos: dietas ricas en frutas y verduras, el pescado y los alimentos que contienen vitamina D eran sugestivos de beneficio“. 

2. OBESIDAD Y ASMA 

Existe una relación confirmada entre la obesidad y la aparición del asma, tanto en niños como enfoto obeso adultos. Algunos estudios han llegado a la conclusión que un Indice de Masa Corporal superior a 30 puede suponer un riesgo de hasta el 92% de desarrollar asma. En el artículo: “Sobrepeso, obesidad e incidencia del asma”  en el que se estudian a más de 300 personas se llega a la siguiente conclusión:

El sobrepeso y la obesidad se asocian con un aumento dependiente de la dosis en las probabilidades de asma incidente en hombres y mujeres, lo que sugiere que la incidencia de asma podría reducirse en intervenciones dirigidas a sobrepeso y obesidad.

El mecanismo por el que la obesidad favorece el desarrollo del asma está relacionado con el hecho de que el tejido adiposo constituye el sitio primario de inflamación en obesidad y secreta una gran cantidad de factores participantes en la respuesta inmune (El adipocito y la respuesta inmune). 

3. TIPO DE GRASAS Y ASMA

Como decía al principio, las sociedades desarrolladas han ido cambiado sus hábitos de alimentación y hoy en día predomina un abuso de alimentos procesados ricos en grasas de baja calidad. Grasas presentes en dichos productos como carnes procesadas (tipo salchichas, hamburguesas…), dulces y bollerías, generan unos metabolitos en nuestro cuerpo capaces de activar células que favorecen procesos inflamatorios. Asimismo los alimentos ricos en omega 6 como aceite de girasol, de soja, de maíz, de lino… favorecen la producción de células inflamatorias.

Entonces si este tipo de grasas pueden perjudicar, ¿existen algunas beneficiosas?. Se cree que los ácidos grasos omega 3 presentes en pescados azules, inhiben la formación de células pro-inflamatorias. A este respecto se deben destacar dos estudios; uno se realizó en niños alérgicos a la leche de vaca donde se comprobó que altos niveles de omega-6 en su sangre estaban asociados a un incremento del riesgo de asma, mientras que altos niveles de omega 3, en concreto el EPA (ácido eicosapentaenoico) estaban asociados con un descenso en el riesgo de asma. (Alergia a la leche de vaca y la asociación entre los ácidos grasos y el riesgo de asma infantil). Otro estudio asoció la dieta materna enriquecida en omega 3 durante el embarazo y la disminución del riesgo de que los descendientes desarrollen alergias durante la infancia. (Suplementos de aceite de pescado en el embarazo modifica respuestas inmunes específicas en los niños con alto riesgo de atopia: un ensayo aleatorio y controlado).

Fuente: "The impact of diet on asthma and allergic diseases"
Fuente: “The impact of diet on asthma and allergic diseases”

4. VITAMINAS

La vitamina A está presente en alimentos vegetales como zanahoria, brocoli, batata o patata dulce y en forma de carotenos en alimentos como hígado, leche, huevos. Se cree que esta vitamina es capaz mediante complejos procesos enzimáticos y a través de su metabolito, el ácido retinoico, de regenerar el tejido epitelial. De hecho, su déficit produce un aumento de la hiperreactividad bronquial en adultos.

La vitamina D es sintetizada por la piel cuando se expone al sol. Son pocos los alimentos que contienen vitamina D, destacando algunos pescados azules (atún,  salmón, caballa), queso, huevo, champiñón. El déficit de vitamina D puede inducir inflamación de las vías respiratorias por alteración en la regulación de la inmunoglobulina E (estudio).

La vitamina E, está presente en muchos alimentos destacando germen trigo, aceite de girasol, frutos secos como almendras, avellanas, cacahuetes, piñones, el orégano, vegetales de hoja verde. Respecto al asma es beneficiosa porque posee propiedades antioxidantes.(La ingesta de vitamina D y E durante el embarazo está relacionado con la aparición del asma en los niños)

5. FIBRA

Como vimos al principio la dieta mediterránea disminuye el riesgo de desarrollar el asma, por lo que es de suponer que la fibra presente en frutas, verduras, legumbres, frutos secos, componentes fundamentales de dicha dieta también se haya podido demostrar que es beneficiosa. Pues efectivamente los beneficios de una dieta rica en fibra se han podido demostrar y se deben a que en nuestro organismo la fibra se transforma en ácidos grasos de cadena corta (butirato y propionato principalmente), y éstos, a su vez, pueden modular la acción de células que estimulan la inflamación alérgica. (estudio)

6. MAGNESIO

El magnesio, aunque no hay estudios concluyentes, favorece la dilatación de los bronquios, y por lo tanto puede ayudar a reducir la inflamación de las vías aéreas . Los alimentos en este mineral tales como: semillas y frutos secos, vegetales de hoja verdes, aguacate, productos lácteos.

7. SULFITOS

Los sulfitos son aditivos que pueden provocar reacciones alérgicas y crisis de asma a quienes padecen este trastorno respiratorio (estudio).

Se añaden  a bebidas y alimentos como conservantes y se pueden leer en el etiquetado como E-220 Anhídrido sulfuroso, E-221 Sulfito sódico, E-222 Sulfito ácido de sodio (bisulfito sódico), E-223 Bisulfito sódico (metabisulfito sódico o pirosulfito sódico), E-224 Bisulfito potásico (metabisulfito potásico o pirosulfito potásico), E-226 Sulfito cálcico, E-227 Sulfito ácido de calcio (bisulfito cálcico), E-228 Sulfito ácido de potasio (bisulfito potásico). Los principales alimentos que los contienen son: 

-Bebidas: vino, sidra, cerveza, zumos de frutas, mostos, zumos de uva, vinagre.
-Aperitivos: patatas elaboradas, galletas, productos de aperitivo, salsas de mostaza.
-Transformados de frutas: mermeladas, confituras.
-Ensaladas: En algunos países se añaden a las ensaladas lavadas (cuarta gama), para dar un aspecto más fresco.
-Cárnicos: embutidos, carnes (burguer meat o hamburguesa, salchichas, longaniza fresca, butifarra fresca)

Captura de pantalla 2015-10-11 a las 19.07.14

RESUMEN Y CONCLUSIONES

1. Las causas del asma son variadas y sus crisis pueden ser desencadenas por muchos factores.

2. El asma cursa principalmente como un proceso inflamatorio por lo que ciertos alimentos de nuestra dieta pueden contribuir en agravar o mejorar sus síntomas.

3. La obesidad aumente el riesgo de padecer asma.

4. Los aspectos claves de la dieta son:

-Evitar los alimentos procesados (los que vienen de la fábrica): dulces, bollerías, galletas, salchichas, hamburguesas…. 

-Ingerir mucha fruta, verdura, legumbre, semillas, frutos secos. Priorizar zanahorias, verduras de hoja verde, aguacate, setas.

-De origen animal: huevos, quesos, pescado azul.

-Fijarse en la presencia de sulfitos en el etiquetado.

-La buena alimentación basada en frutas y vegetales debe comenzar en el embarazo.


BIBLIOGRAFÍA

Netting, M. J., Middleton, P. F. & Makrides, M. Does maternal diet during pregnancy and lactation affect outcomes in offspring? A systematic review of food-based approaches. Nutrition 30, 1225–1241 (2014)

Beuther, D. A. & Sutherland, E. R. Overweight, obesity, and incident asthma: a meta-analysis of prospective epidemiologic studies. Am. J. Respir. Crit. Care Med. 175, 661–666 (2007).

Nurmatov, U., Devereux, G. & Sheikh, A. Nutrients and foods for the primary prevention of asthma and allergy: systematic review and meta- analysis. J. Allergy Clin. Immunol. 127, 724–733.e30 (2011).

SI TE HA GUSTADO, COMPÁRTELO 

Aspectos claves de la alimentación en EL ASMA
Etiquetado en: